medicina biologica, natural, alternativa, integrativa, complementaria, holistica, terapia neural, homeopatia, hidroterapia colon, ozonoterapia, carboxiterapia, mesoterapia, dietetica, nutricion, hidroterapia colon, terapia neural, homeopatia medicina biologica, natural, alternativa, integrativa, complementaria, holistica, terapia neural, homeopatia, hidroterapia colon, ozonoterapia, carboxiterapia, mesoterapia, dietetica, nutricion, hidroterapia colon, terapia neural, homeopatia medicina biologica, natural, alternativa, integrativa, complementaria, holistica, terapia neural, homeopatia, hidroterapia colon, ozonoterapia, carboxiterapia, mesoterapia, dietetica, nutricion, hidroterapia colon, terapia neural, homeopatia ¿Por qué debemos tener un intestino sano?
Es importante tener un intestino saludable No   son   muchos   los   pacientes   que   realmente   toman   una   verdadera   conciencia   de   su   organismo   y   aún son más los que se niegan a escuchar a esta parte tan importante de nuestro cuerpo. Siempre   al   realizar   una   primera   consulta   solemos   preguntar   a   nuestros   pacientes   sobre   su   asiduidad   en visitar   el   cuarto   de   baño,   a   lo   que   suelen   responder   que   bastante   bien   ya   que   van   cada   2-5   días   al mismo,   viendo   algo   normal   esta   situación   que   por   el   contrario   es   realmente   anormal.   Dado   que   por nuestro   colon   deben   de   salir   la      masa   fecal   y   la   mayor   parte   de   las   toxinas,   este   órgano   debe   mantener un   funcionamiento   regular   siendo   ideal   visitar   el   cuarto   de   baño   de   1-2   veces   al   día   si   se   hacen   de   2-3 comidas   diarias,   por   lo   que   todo   número   de   deposiciones   inferior   a   una   al   día   no   es   nada   aconsejable. Debemos   ser   conscientes   que   el   proceso   digestivo   se   inicia   en   la   boca   por   lo   que   debemos   masticar   muy   bien   los   alimentos   ya que   no   serán   masticados   en   otro   lugar   del   tubo   digestivo   originándose   molestias   digestivas.   Vía   esófago   pasará   al   estómago donde   gracias   a   la   acción   de   los   jugos   gástricos   se   desmenuzan   las   proteínas   y   los   gérmenes   que   acompañan   al   alimento   serán destruidos,   y   debido   a   esos   jugos   se   estimulan   el   resto   de   secreciones   digestivas.   Del   estómago   pasará   el   contenido   hacia   el intestino   delgado   donde   se   lleva   a   cabo   la   absorción   de   nutrientes   que   pasarán   al   torrente   sanguíneo.   Los   restos   alimenticios   no absorbidos   pasarán   al   intestino   grueso   y   en   su   primera   porción,   el   colon   ascendente,   seguirán   un   camino   contrario   a   la   gravedad manifestándose   en   muchas   personas   como   molestias   en   la   parte   inferior   derecha   del   abdomen   si   se   produce   un   bloqueo   de   esos residuos.   Como   en   el   colon   se   produce   la   reabsorción   del   agua   de   esos   residuos   ocurrirá   que   estos   se   volverán   más   secos   y   duros si   permanecen   mucho   tiempo   bloqueados   en   esa   zona   por   lo   que   se   va   a   producir   un   movimiento   intestinal   más   lento   y   poco efectivo que empeora el cuadro. Si   por   el   contrario   tenemos   unos   residuos   blandos   y   voluminosos   producirán   una   presión   en   la   pared   intestinal   que   hará   que   el cerebro   envíe   una   orden   para   evacuar,   cosa   que   no   ocurre   si   las   heces   son   secas   y   no   estimulan   la   pared   intestinal.      Por   esta razón   las   heces   deben   de   estar   poco   tiempo   en   el   intestino   como   hacíamos   referencia   al   inicio   ya   que   si   no   se   produce   un incremento   de   gérmenes   y   de   gases.   Al   mismo   tiempo   va   a   ocurrir   que   las   toxinas   en   vez   de   ser   evacuadas   serán   reabsorbidas por   las   paredes   intestinales   hacia   el   torrente   sanguíneo   haciendo   que   la   persona   se   encuentre   apática,   enojada   y   adormecida. Largos   periodos   de   estreñimiento   conlleva   que   las   paredes   intestinales   se   inflamen   debido   a   los   residuos   estancados   y   al   llegar nuevos residuos van a irritar una zona ya inflamada lo cual provocará diarrea. Muchos   pacientes   presentan   flatulencias   por   ese   contenido   retenido   a   nivel   intestinal   que   ha   fermentado   al   estar      inmóvil, aunque   también   puede   deberse   a   una   insuficiente   producción   enzimática   que   no   digiere   bien   los   alimentos   y   estos   fermentan   a nivel intestinal. La   coloración   de   las   heces,   por   ejemplo,   pálidas   en   lugar   de   heces   más   oscuras   podría   indicarnos   una   función   inadecuada   de   la vesícula biliar. Si   nos   encontramos   con   heces   duras   y   pequeñas   que   no   se   movilizan   adecuadamente   y   la   pared   muscular   intestinal   debe empujarlas   con   más   fuerza   para   eliminarlas   aparecería   una   diverticulitis.   Esa   intensa   presión   de   la   pared   provoca   que   esa   zona   se pliegue   creándose   bolsas   que   pueden   llenarse   con   heces   sueltas   dando   lugar   a   inflamaciones   y   con   posterioridad   se   debilita   el tono   de   la   pared   intestinal.   Esa   situación   estará   agravada   si   se   consume   gran   cantidad   de   productos   lácteos,   carnes   rojas,   café, trigo   refinado,   etc.   y   por   el   contrario   mejorará   si   se   toma   más   fruta   fresca   o   vegetales   frescos,   entre   otros   productos   naturales. Consejos útiles Aporte   suficiente   de   agua   para   evitar   que   se   seque   el   contenido   intestinal   rápidamente,   además   conseguimos   que   esté lubricado correctamente para el tránsito intestinal de las heces. Realizar   ejercicio   de   forma   regular   ya   que   se   estimula   la   actividad   muscular   necesaria   para   los   movimientos   peristálticos intestinales. Un ejercicio suave es beneficioso, ya sea andar, practicar yoga, etc. Se   puede   ayudar   al   peristaltismo   intestinal   realizando   suaves   automasajes   abdominales   con   un   movimiento   giratorio   en   el sentido de las agujas del reloj, desde la derecha hacia arriba y la izquierda hacia abajo. Si   mantenemos   un   colon   en   perfecto   estado   llegaremos   a   evitar   o   disminuir   los   efectos   de   numerosas   enfermedades   o   síntomas como   son:   Estreñimiento,   colon   irritable,   colitis,   colon   espástico,   colon   atónico,   diarreas,   flatulencias,   diverticulitis,   parasitosis,   micosis intestinal,   Morbus   Crohn,   intoxicación   crónica   intestinal   (por   bacterias,   virus,   hongos,   metales   pesados,   alimentación,   etc),   cansancio, envejecimiento   prematuro   de   la   piel,   pérdida   de   la   actividad   sexual,   problemas   postáticos,   pérdida   de   la   fecundidad,   afecciones otorrinolaringológicas    crónicas    (sinusitis,    rinitis,    etc),    afecciones    renales,    afecciones    ginecológicas,    dismenorreas,    osteoporosis, trastornos    linfáticos,    edemas,    celulitis,    varices,    hemorroides,    afecciones    dermatológicas    (acné,    eczemas,    psoriasis,    alergias,    etc), disminución   del   sistema   inmune,   hipertensión,   hipotensión,   afecciones   neurológicas   (depresión,   estrés,   jaquecas,   migrañas,   etc.), afecciones   pulmonares   (asma,   bronquitis,   etc),   afecciones   reumáticas,   artrosis,   artritis,   lumbalgias,   trastornos   hepáticos   y   biliares, obesidad, pérdida de tono vital, menor resistencia muscular a la fatiga,etc. Es   muy   importante   tener   una   adecuada   nutrición,   si   tiene   dudas   le   podemos   asesorar,   así   como   realizar   si   fuera   necesario   unas sesiones de hidroterapia de colon .  
· · · Intestino sano, saludable, Hidroterapia Colon, Colonterapia, Hidrocolonterapia, terapia irrigacion colonica, lavado colon intestinal, limpieza intestinos, centro medicina natural y antienvejecimiento Estepona, alternativa, biologica, complementaria, holis
© 2011 - Centro Medicina Natural y Antienvejecimiento - Terapia Neural, Homeopatía, Ozonoterapia, Carboxiterapia, Mesoterapia Avda. Juan Carlos I, nº 29, portal 5, 2ºB -- 29680, Estepona (Málaga)
medicina biologica, natural, alternativa, integrativa, complementaria, holistica, terapia neural, homeopatia, hidroterapia colon, ozonoterapia, carboxiterapia, mesoterapia, dietetica, nutricion, hidroterapia colon, terapia neural, homeopatia
© 2011 - Centro Medicina Natural y Antienvejecimiento Tel: 952 80 53 68      E-mail: info@medicinabiologica.es
medicina biologica, natural, alternativa, integrativa, complementaria, holistica, terapia neural, homeopatia, hidroterapia colon, ozonoterapia, carboxiterapia, mesoterapia, dietetica, nutricion, hidroterapia colon, terapia neural, homeopatia ¿Por qué debemos tener  un intestino sano?
Es importante tener un intestino saludable No   son   muchos   los   pacientes   que   realmente toman     una     verdadera     conciencia     de     su organismo   y   aún   son   más   los   que   se   niegan   a escuchar    a    esta    parte    tan    importante    de nuestro cuerpo. Siempre    al    realizar    una    primera    consulta    solemos    preguntar    a nuestros   pacientes   sobre   su   asiduidad   en   visitar   el   cuarto   de   baño, a   lo   que   suelen   responder   que   bastante   bien   ya   que   van   cada   2-5 días    al    mismo,    viendo    algo    normal    esta    situación    que    por    el contrario    es    realmente    anormal.    Dado    que    por    nuestro    colon deben   de   salir   la      masa   fecal   y   la   mayor   parte   de   las   toxinas,   este órgano   debe   mantener   un   funcionamiento   regular   siendo   ideal visitar   el   cuarto   de   baño   de   1-2   veces   al   día   si   se   hacen   de   2-3 comidas   diarias,   por   lo   que   todo   número   de   deposiciones   inferior a una al día no es nada aconsejable. Debemos   ser   conscientes   que   el   proceso   digestivo   se   inicia   en   la boca   por   lo   que   debemos   masticar   muy   bien   los   alimentos   ya   que no   serán   masticados   en   otro   lugar   del   tubo   digestivo   originándose molestias    digestivas.    Vía    esófago    pasará    al    estómago    donde gracias    a    la    acción    de    los    jugos    gástricos    se    desmenuzan    las proteínas    y    los    gérmenes    que    acompañan    al    alimento    serán destruidos,    y    debido    a    esos    jugos    se    estimulan    el    resto    de secreciones   digestivas.   Del   estómago   pasará   el   contenido   hacia   el intestino   delgado   donde   se   lleva   a   cabo   la   absorción   de   nutrientes que    pasarán    al    torrente    sanguíneo.    Los    restos    alimenticios    no absorbidos   pasarán   al   intestino   grueso   y   en   su   primera   porción,   el colon    ascendente,    seguirán    un    camino    contrario    a    la    gravedad manifestándose   en   muchas   personas   como   molestias   en   la   parte inferior   derecha   del   abdomen   si   se   produce   un   bloqueo   de   esos residuos.   Como   en   el   colon   se   produce   la   reabsorción   del   agua   de esos   residuos   ocurrirá   que   estos   se   volverán   más   secos   y   duros   si permanecen   mucho   tiempo   bloqueados   en   esa   zona   por   lo   que   se va   a   producir   un   movimiento   intestinal   más   lento   y   poco   efectivo que empeora el cuadro. Si   por   el   contrario   tenemos   unos   residuos   blandos   y   voluminosos producirán    una    presión    en    la    pared    intestinal    que    hará    que    el cerebro   envíe   una   orden   para   evacuar,   cosa   que   no   ocurre   si   las heces   son   secas   y   no   estimulan   la   pared   intestinal.      Por   esta   razón las    heces    deben    de    estar    poco    tiempo    en    el    intestino    como hacíamos    referencia    al    inicio    ya    que    si    no    se    produce    un incremento   de   gérmenes   y   de   gases.   Al   mismo   tiempo   va   a   ocurrir que   las   toxinas   en   vez   de   ser   evacuadas   serán   reabsorbidas   por   las paredes   intestinales   hacia   el   torrente   sanguíneo   haciendo   que   la persona       se       encuentre       apática,       enojada       y       adormecida. Largos     periodos     de     estreñimiento     conlleva     que     las     paredes intestinales    se    inflamen    debido    a    los    residuos    estancados    y    al llegar   nuevos   residuos   van   a   irritar   una   zona   ya   inflamada   lo   cual provocará diarrea. Muchos     pacientes     presentan     flatulencias     por     ese     contenido retenido   a   nivel   intestinal   que   ha   fermentado   al   estar      inmóvil, aunque    también    puede    deberse    a    una    insuficiente    producción enzimática   que   no   digiere   bien   los   alimentos   y   estos   fermentan   a nivel intestinal. La   coloración   de   las   heces,   por   ejemplo,   pálidas   en   lugar   de   heces más    oscuras    podría    indicarnos    una    función    inadecuada    de    la vesícula biliar. Si    nos    encontramos    con    heces    duras    y    pequeñas    que    no    se movilizan    adecuadamente    y    la    pared    muscular    intestinal    debe empujarlas    con    más    fuerza    para    eliminarlas    aparecería    una diverticulitis.   Esa   intensa   presión   de   la   pared   provoca   que   esa   zona se    pliegue    creándose    bolsas    que    pueden    llenarse    con    heces sueltas   dando   lugar   a   inflamaciones   y   con   posterioridad   se   debilita el   tono   de   la   pared   intestinal.   Esa   situación   estará   agravada   si   se consume   gran   cantidad   de   productos   lácteos,   carnes   rojas,   café, trigo   refinado,   etc.   y   por   el   contrario   mejorará   si   se   toma   más   fruta fresca     o     vegetales     frescos,     entre     otros     productos     naturales. Consejos útiles Aporte    suficiente    de    agua    para    evitar    que    se    seque    el contenido    intestinal    rápidamente,    además    conseguimos que   esté   lubricado   correctamente   para   el   tránsito   intestinal de las heces. Realizar   ejercicio   de   forma   regular   ya   que   se   estimula   la actividad      muscular      necesaria      para      los      movimientos peristálticos   intestinales.   Un   ejercicio   suave   es   beneficioso, ya sea andar, practicar yoga, etc. Se    puede    ayudar    al    peristaltismo    intestinal    realizando suaves     automasajes     abdominales     con     un     movimiento giratorio    en    el    sentido    de    las    agujas    del    reloj,    desde    la derecha hacia arriba y la izquierda hacia abajo. Si   mantenemos   un   colon   en   perfecto   estado   llegaremos   a   evitar   o disminuir    los    efectos    de    numerosas    enfermedades    o    síntomas como   son:   Estreñimiento,   colon   irritable,   colitis,   colon   espástico, colon     atónico,     diarreas,     flatulencias,     diverticulitis,     parasitosis, micosis    intestinal,    Morbus    Crohn,    intoxicación    crónica    intestinal (por   bacterias,   virus,   hongos,   metales   pesados,   alimentación,   etc), cansancio,    envejecimiento    prematuro    de    la    piel,    pérdida    de    la actividad   sexual,   problemas   postáticos,   pérdida   de   la   fecundidad, afecciones    otorrinolaringológicas    crónicas    (sinusitis,    rinitis,    etc), afecciones      renales,      afecciones      ginecológicas,      dismenorreas, osteoporosis,     trastornos     linfáticos,     edemas,     celulitis,     varices, hemorroides,   afecciones   dermatológicas   (acné,   eczemas,   psoriasis, alergias,    etc),    disminución    del    sistema    inmune,    hipertensión, hipotensión,   afecciones   neurológicas   (depresión,   estrés,   jaquecas, migrañas,    etc.),    afecciones    pulmonares    (asma,    bronquitis,    etc), afecciones    reumáticas,    artrosis,    artritis,    lumbalgias,    trastornos hepáticos    y    biliares,    obesidad,    pérdida    de    tono    vital,    menor resistencia muscular a la fatiga,etc. Es   muy   importante   tener   una   adecuada   nutrición,   si   tiene   dudas   le podemos    asesorar,    así    como    realizar    si    fuera    necesario    unas sesiones de hidroterapia de colon .  
· · ·