medicina biologica, natural, alternativa, integrativa, complementaria, holistica, terapia neural, homeopatia, hidroterapia colon, ozonoterapia, carboxiterapia, mesoterapia, dietetica, nutricion, hidroterapia colon, terapia neural, homeopatia
La Medicina Tradicional China
Es una medicina tradicional reflejo de la cultura china que va a aportar a nuestra medicina científica un punto de vista al que no podemos acceder mediante la pura ciencia: el de la globalidad, el de la interacción constante y fluida de nuestro cuerpo con la naturaleza, las lluvias, el calor, el frío, las emociones, la dieta, etc. Nos ayuda a entender aspectos de nuestra salud y de nuestras enfermedades que desde la óptica de la ciencia serían totalmente inexplicables. En la medicina china, constantemente se hace referencia al Yin y el Yang y se identifican desequilibrios por un exceso o deficiencia de los mismos. Son dos fuerzas en movimiento continuo y que expresan lo mismo, el Tao, la vida. También utilizan la “Teoría de los cinco elementos”. Estos cinco elementos pertenecientes a la naturaleza: agua, fuego, tierra, metal y madera, guardan relación con las estaciones climáticas, con cada uno de los órganos y vísceras (Zang Fu), con los tejidos del cuerpo y con las emociones. A cada Zang Fu, se le adjudica en la medicina china unas funciones, en algunos casos diferentes a las habituales en la medicina occidental. También los chinos, lejos de poder observar el interior del cuerpo humano a causa de sus costumbres, describen desde el Nei King, primer libro de medicina china escrito hace más de 3.000 años, un tipo diferente de “Circulación Energética” por la que circula el Qi o la Energía que recorre todo el cuerpo, exterior e interiormente. Es la teoría de los canales y colaterales que describe 12 meridianos principales diferentes y otros secundarios, ligados a los órganos internos. Estos meridianos disponen de zonas externas, denominadas puntos de acupuntura, desde donde se puede influir mediante la estimulación (agujas, cauterización o masaje). MÉTODOS DE DIAGNÓSTICO Los métodos de diagnóstico de la medicina china nos permiten conocer el síndrome que desequilibra al paciente y encontrar un tratamiento. Anamnesis o historia clínica: Con las mismas preguntas que la medicina occidental y con otras más ligadas a la medicina china: sensaciones de frío y calor, emociones, etc. Exploración del paciente: Donde se observan rasgos diferentes de los habituales como el color del rostro, el olor del paciente, zonas rojizas o demasiado pálidas, etc. Lengua: La lengua nos indica la situación energética del paciente en el momento de la consulta. Es un diagnóstico muy preciso en el cual observamos el color de la lengua, los movimientos, la forma, el tipo, etc. Pulso: El diagnóstico mediante el pulso se practica mediante la palpación de la arteria radial en ambas muñecas y proporciona información de los órganos internos según la calidad del pulso en diferentes posiciones. EL TRATAMIENTO EN LA MEDICINA TRADICIONAL CHINA Una vez alcanzado el diagnóstico del paciente, se decide un tratamiento según las diferentes ramas terapéuticas de esta medicina: Acupuntura: Aplicación de agujas de acupuntura en los denominados puntos de acupuntura para influir en los meridianos y los órganos internos, y favorecer el equilibrio. Moxibustión: Aplicación de calor mediante artemisa en los puntos de acupuntura y en ciertas áreas. Se usa en enfermedades provocadas por el frío o la humedad. Ventosas: Aplicación mediante el vacío de vasos en ciertas áreas para mejorar y favorecer la circulación energética y sanguínea y liberar los bloqueos. Masaje: En puntos de acupuntura o bien por áreas. El masaje chino está muy desarrollado tanto en adultos, para tratar enfermedades óseas o musculares, como en niños, en los cuales se puede llegar a influir en los puntos de acupuntura sólo mediante el masaje. Fitoterapia: La Fitoterapia china es también muy profunda. Las plantas se analizan según los parámetros de la medicina china: tipo de sabor, calidad de la energía, meridianos hacia los cuales viaja cada sustancia, etc. Se utilizan habitualmente fórmulas complejas en las que unas plantas ayudan a otras, se armonizan o se contrarrestan. Dietoterapia: Sobre las mismas bases de la medicina china, la dietoterapia china está íntimamente ligada a las estaciones y al clima de cada zona. La dieta china nos enseña qué comer cuando sufrimos un desequilibrio para procurar minimizarlo y, sobre todo y más importante, qué no comer para no empeorarlo. Tai Chi y Qi Gong: Estas dos técnicas de movimientos suaves procuran mantener el cuerpo flexible y la circulación de la sangre y de los meridianos sin bloqueos. Son técnicas de mantenimiento de la salud, muy ligadas a la respiración, que actúan de forma preventiva y se basan en las mismas teorías que las artes marciales chinas.
Introducción medicina tradicional china, auriculoterapia, ventosas, centro medicina natural y antienvejecimiento Estepona, alternativa, biologica, complementaria, holistica, terapia neural, homeopatia, hidroterapia colon, ozonoterapia, carboxiterapia, mes Introducción medicina tradicional china, auriculoterapia, ventosas, centro medicina natural y antienvejecimiento Estepona, alternativa, biologica, complementaria, holistica, terapia neural, homeopatia, hidroterapia colon, ozonoterapia, carboxiterapia, mes
medicina biologica, natural, alternativa, integrativa, complementaria, holistica, terapia neural, homeopatia, hidroterapia colon, ozonoterapia, carboxiterapia, mesoterapia, dietetica, nutricion, hidroterapia colon, terapia neural, homeopatia
© 2011 - Centro Medicina Natural y Antienvejecimiento - Terapia Neural, Homeopatía, Ozonoterapia, Carboxiterapia, Mesoterapia Avda. Juan Carlos I, nº 29, portal 5, 2ºB -- 29680, Estepona (Málaga)
© 2011 - Centro Medicina Natural y Antienvejecimiento Tel: 952 80 53 68 E-mail: info@medicinabiologica.es
La Medicina Tradicional China
Es una medicina tradicional reflejo de la cultura china que va a aportar a nuestra medicina científica un punto de vista al que no podemos acceder mediante la pura ciencia: el de la globalidad, el de la interacción constante y fluida de nuestro cuerpo con la naturaleza, las lluvias, el calor, el frío, las emociones, la dieta, etc. Nos ayuda a entender aspectos de nuestra salud y de nuestras enfermedades que desde la óptica de la ciencia serían totalmente inexplicables. En la medicina china, constantemente se hace referencia al Yin y el Yang y se identifican desequilibrios por un exceso o deficiencia de los mismos. Son dos fuerzas en movimiento continuo y que expresan lo mismo, el Tao, la vida. También utilizan la “Teoría de los cinco elementos”. Estos cinco elementos pertenecientes a la naturaleza: agua, fuego, tierra, metal y madera, guardan relación con las estaciones climáticas, con cada uno de los órganos y vísceras (Zang Fu), con los tejidos del cuerpo y con las emociones. A cada Zang Fu, se le adjudica en la medicina china unas funciones, en algunos casos diferentes a las habituales en la medicina occidental. También los chinos, lejos de poder observar el interior del cuerpo humano a causa de sus costumbres, describen desde el Nei King, primer libro de medicina china escrito hace más de 3.000 años, un tipo diferente de “Circulación Energética” por la que circula el Qi o la Energía que recorre todo el cuerpo, exterior e interiormente. Es la teoría de los canales y colaterales que describe 12 meridianos principales diferentes y otros secundarios, ligados a los órganos internos. Estos meridianos disponen de zonas externas, denominadas puntos de acupuntura, desde donde se puede influir mediante la estimulación (agujas, cauterización o masaje). MÉTODOS DE DIAGNÓSTICO Los métodos de diagnóstico de la medicina china nos permiten conocer el síndrome que desequilibra al paciente y encontrar un tratamiento. Anamnesis o historia clínica: Con las mismas preguntas que la medicina occidental y con otras más ligadas a la medicina china: sensaciones de frío y calor, emociones, etc. Exploración del paciente: Donde se observan rasgos diferentes de los habituales como el color del rostro, el olor del paciente, zonas rojizas o demasiado pálidas, etc. Lengua: La lengua nos indica la situación energética del paciente en el momento de la consulta. Es un diagnóstico muy preciso en el cual observamos el color de la lengua, los movimientos, la forma, el tipo, etc. Pulso: El diagnóstico mediante el pulso se practica mediante la palpación de la arteria radial en ambas muñecas y proporciona información de los órganos internos según la calidad del pulso en diferentes posiciones. EL TRATAMIENTO EN LA MEDICINA TRADICIONAL CHINA Una vez alcanzado el diagnóstico del paciente, se decide un tratamiento según las diferentes ramas terapéuticas de esta medicina: Acupuntura: Aplicación de agujas de acupuntura en los denominados puntos de acupuntura para influir en los meridianos y los órganos internos, y favorecer el equilibrio. Moxibustión: Aplicación de calor mediante artemisa en los puntos de acupuntura y en ciertas áreas. Se usa en enfermedades provocadas por el frío o la humedad. Ventosas: Aplicación mediante el vacío de vasos en ciertas áreas para mejorar y favorecer la circulación energética y sanguínea y liberar los bloqueos. Masaje: En puntos de acupuntura o bien por áreas. El masaje chino está muy desarrollado tanto en adultos, para tratar enfermedades óseas o musculares, como en niños, en los cuales se puede llegar a influir en los puntos de acupuntura sólo mediante el masaje. Fitoterapia: La Fitoterapia china es también muy profunda. Las plantas se analizan según los parámetros de la medicina china: tipo de sabor, calidad de la energía, meridianos hacia los cuales viaja cada sustancia, etc. Se utilizan habitualmente fórmulas complejas en las que unas plantas ayudan a otras, se armonizan o se contrarrestan. Dietoterapia: Sobre las mismas bases de la medicina china, la dietoterapia china está íntimamente ligada a las estaciones y al clima de cada zona. La dieta china nos enseña qué comer cuando sufrimos un desequilibrio para procurar minimizarlo y, sobre todo y más importante, qué no comer para no empeorarlo. Tai Chi y Qi Gong: Estas dos técnicas de movimientos suaves procuran mantener el cuerpo flexible y la circulación de la sangre y de los meridianos sin bloqueos. Son técnicas de mantenimiento de la salud, muy ligadas a la respiración, que actúan de forma preventiva y se basan en las mismas teorías que las artes marciales chinas.