medicina biologica, natural, alternativa, integrativa, complementaria, holistica, terapia neural, homeopatia, hidroterapia colon, ozonoterapia, carboxiterapia, mesoterapia, dietetica, nutricion, hidroterapia colon, terapia neural, homeopatia Odontología Biológica Neurofocal
Un arma diagnóstica y terapéutica fundamental en Medicina Biológica. Esta   es   una   invitación   a   tomar   una   posición   no   simplemente   reflexiva   sobre   la   manera   de   ver   la   odontología,   con   el   fin   de   no   limitarla   a   la simple   acción   artesanal,   sino   buscar   con   esto   generar   una   verdadera   visión   integral   en   la   que   se   tenga   como   punto   de   partida   el   hecho   de que    no    se    trabaja    en    una    unidad    aislada,    sino    en    un    ser    biológico,    en    un    ser    con    emociones,    pensamientos    y    sentimientos. La   Odontología   Neurofocal   surge   como   el   retorno   a   rescatar   la   complejidad,   la   que   se   reconoce   por   la   necesidad   de   ligar   el   objeto   a   su entorno,   de   retornar   o   progresar   a   la   integralidad,   a   una   desaparición   de   la   limitación,   un   trascender   los   limites,   una   recuperación   de   la realidad esencial y total. Nace   el   concepto   de   Odontología   Neurofocal   como   la   expresión   de   una   profesión   en   transformación,   en   constante   evolución,   orientada   a AUXILIAR A LOS PROCESOS NATURALES DE CURACION propios del individuo. No   se   presenta   como   una   manifestación   antagónica   de   los   conceptos,   hipótesis   y   teorías   vigentes,   sino   por   el   contrario   como   un   enfoque complementario,   en   un   proceso   en   el   que   su   cauce   normal,   lleve   a   que   ambos   puntos   de   vista   tengan   que   encontrarse   y   fundirse,   dando origen a un nuevo orden emergente. El   concepto   de   Odontología   Neurofocal   nació   en   Alemania   en   el   año   de   1958   y   fue   propuesto   por   el   medico   y   odontólogo   alemán   Doctor Ernest   Adler   ante   la   sociedad   Medica   Alemana   de   Investigación   Focal   en   la   ciudad   de   Karlsruhe   (Alemania),   queriendo   involucrar   dentro del termino el suceso neural y el suceso focal. La   Odontología   Neurofocal   se   ha   considerado   como   una   terapéutica   hija   de   la   Terapia   Neural   cuyo   principio   rector   es   el   campo   de interferencia   o   campo   de   irritación;   estos   pueden   comportarse   como   el   punto   de   partida   o   factor   desencadenante   de   una   enfermad. Esta   relación   se   manifiesta   en   un   doble   sentido,   ya   que   a   su   vez   existen   muchas   enfermedades   sistémicas,   que   se   expresan   de   diferentes maneras   en   la   cavidad   oral.   Ya   Hipócrates   afirmaba   “que   un   reumatismo   sin   esperanza   de   curación   puede   ser   eliminado   con   la   extracción dental   “.   Paracelso,   médico   y   alquimista   suizo   del   renacimiento,   presentaba   su   concepción   acerca   de   la   sepsis   bucal   ,   o   de   los   focos infecciosos   de   los   dientes,   los   cuales   afectaban   a   todos   a   todo   el   organismo   .John   Hunter   en   Inglaterra   (1800)   ,afirmaba   que   las   neuralgias desaparecen    después    de    las    extracciones    dentales.    BUTZER    (1850)    “Las    afecciones    dentales,    podían    provocar    epilepsia,    neuralgias, problemas   auditivos   y   visuales   “.   DEL   BLANCO   (1900),   dermatólogo,   propone   que   todo   hospital   dispusiera   de   un   dentista.   W.HUNTER (1910)   describía   a   la   Odontología   conservadora   de   la   época   como   conservadora   de   focos   de   infecciones.   El   neumólogo   BARTH   (1920)   en Ginebra,   empleaba   el   término   de   “espina   irritativa   “y   lo   relacionaba   con   abscesos   pulmonares   causados   por   focos   sépticos   en   la   boca. BILLINFS   (1921)   “describía   al   diente   despulpado   como   foco   de   infección   y   lo   señalaba   como   responsable   de   enfermedades   sistémicas “ROSENOW   (1922)   EE.UU,   “las   bacterias   de   los   focos   de   infección   llegan   a   la   circulación   a   través   de   una   bacteriemia,   se   fijan   en   un   órgano de    menor    resistencia    produciendo    patologías.    OSWALD    y    COHEN    (1975),    colocan    bolitas    plásticas    radioactivas    del    tamaño    de microorganismos   y   pasado   un   tiempo   SON   DETECTADAS   en   los   ganglios   linfáticos   del   mismo   lado,   en   parótidas   y   submandibulares,   mas tarde   en   hígado,   bazo   riñones.   FEIGLIN   RADE   (1979),   colocan   en   incisivos   de   ratas   proteína   radioactiva   C14   –   leucina.   Después   de   un tiempo,   estas   se   encontraron   en   hígado,   bazo,   pulmones   y   suprarrenales.   ADLER   “enfermedades   en   el   terreno   del   trigémino“,   cientos   de casos    clínicos    antes    y    después    del    tratamiento    odontológico.    Dr.TURK    DE    BAD    PYRMONT,    Alemania,    el    mayor    experto    mundial    en Odontología neurofocal . Dr RINHOLD VOLL, Alemania, Esquema de las relaciones entre dientes, órganos y estructuras orgánicas.         Desgraciadamente   muchos   de   los   materiales   que   se   han   venido   empleando   en   odontología,   tienen   la   capacidad   de   modificar   la   actividad biológica,   cuando   se   ponen   en   contacto   con   los   tejidos   vivos,   así   se   hace   necesario   conocer   también   las   respuestas   biológicas   a   estos materiales. Los   focos   pueden   desencadenar   cualquier   tipo   de   enfermedad   crónica   y   además   pueden   actuar   como   coadyuvante   para   favorecer   la agravación de afecciones que apenas empiezan o ya existentes, bloqueando la posibilidad de curación. Se   denomina   campo   interferente   a   cualquier   elemento   que   altere   el   flujo   normal   de   la   información   a   través   del   organismo.   Dentro   de   este concepto   se   consideran   todos   aquellos   materiales   no   eliminable,   los   cuales   generan   una   alteración   del   sistema   básico   de   Pischinger. Es   importante   anotar,   que   no   es   conveniente   realizar   tratamiento   de   conductos   a   pacientes   inmunodeprimidos   o   en   pacientes   cuyo diente a tratar guarde una estrecha relación con el órgano afectado. ¿LOS   METALES   EN   LA   BOCA   AFECTAN   A   LA   SALUD?.   La   respuesta   sería:   depende,   y   a   veces.   Sabemos   que   la   mayoría   de   los   metales   que usamos   en   la   cavidad   oral   no   son   puros;   son   aleaciones   diferentes   y   en   un   mismo   paciente   podemos   encontrar   toda   una   variedad,   lo   cual favorece      la      liberación      de      iones      y      la      corrosión,      debido      a      la      diferencia      de      potencial      eléctrico      entre      ellos      mismos. Una   amalgama   es   una   aleación   de   mercurio   con   otro   metal.   Las   empleadas   en   odontología   para   empastar   dientes   y   muelas   -y   que colorean   de   gris   metálico   nuestras   bocas-   se   elaboran   mezclando   mercurio   líquido   (50%   del   volumen   total)   con   plata   (35%),   estaño   (13%), cobre   (2%)   y   una   pequeña   cantidad   de   zinc.   Con   esta   fórmula   se   obtiene   un   material   -la   amalgama-   que   es   utilizado   para   hacer   empastes dentales   desde   principios   del   siglo   XIX.   Y   ya   desde   entonces   algunos   miembros   de   la   comunidad   científica   plantearon   dudas   sobre   su inocuidad.   Sus   defensores   afirman   que   aunque   es   conocida   la   alta   toxicidad   del   mercurio   no   existe   riesgo   para   la   salud   de   quien   lleva   una amalgama   porque   el   metal   queda   bloqueado   indefinidamente   dentro   del   diente   reconstruido   en   el   interior   de   la   propia   amalgama.   Sin embargo,   estudios   llevados   a   cabo   por   sus   detractores   demuestran   que   en   sólo   5   años   un   30%   del   mercurio   se   ha   evaporado   de   la amalgama   por   lo   que,   al   menos,   cabe   la   duda   de   que   este   material   de   obturación   dental   sea   tan   estable   como   algunos   defienden.   ¿Y   a dónde   va   ese   volumen   de   mercurio   "perdido"?   Pues   a   nuestro   organismo   ya   que   es   reabsorbido   por   el   propio   cuerpo   y,   a   través   de   la sangre y la linfa, recorre todo el organismo almacenándose en los tejidos y provocando daños . Sabemos   que   existe   una   gran   controversia   en   cuanto   a   su   uso,   pero   está   claro   que   el   mercurio   es   un   tóxico   celular   cuya   toxicidad   se   debe a   su   unión   a   los   grupos   sulfidrílicos   de   las   proteínas,   lo   cual   hace   que   surjan   bloqueos   enzimáticos   vitales.   El   mercurio   se   acumula básicamente   en   el   hígado,   el   riñón,   el   bazo,   el   cerebro   y   su   eliminación    es   muy   lenta.   La   vida   media   del   mercurio   en   el   cerebro   es   de   18 años.       No   es   recomendable   para   algunos   pacientes   el   uso   de   metales   que   atraviesen   la   línea   media   palatina,   ya   que   según   algunos   médicos expertos   en   Odontología   Neurofocal   esto   puede   provocar   bloqueos   en   la   relación   ínter   hemisférica   cerebral   y   problemas   depresivos, dependiendo   de   muchos   factores   singulares   a   valorar.   Tampoco   es   recomendable   el   uso   de   prótesis   totales   con   refuerzos   metálicos. En   cuanto   a   la   ortodoncia,   lo   más   importante   no   es   tanto   el   uso   o   no   de   brackets   metálicos,   aunque   se   forme   un   circuito   eléctrico.   Lo   más importante   es   tratar   de   eliminar   la   mayor   cantidad   de   otros   metales   que   en   ese   momento   tenga   el   paciente,   para   evitar   mayor   diferencia de   potenciales   eléctricos   que   aumente   en   un   momento   dado   la   sobrecarga   en   dicho   paciente   (electrolisis   por   diferencias   de   potencial). HAY   QUE   CONOCER   EL   TERRENO   de   predisposición   del   individuo   y   las   relaciones   de   los   dientes   con   el   organismo,   así   tal   vez   sea   más   fácil decidir quien puede o no recibir el tratamiento o que manejo terapéutico se debe dar indispensablemente. La   odontología   neurofocal   no   está   en   total   desacuerdo   con   el   uso   de   implantes   de   titanio,   depende   a quién se le coloque y en qué sitio. (Ver gráfico) Cada situación es singular y exige un manejo con rigurosidad.      La   integración   del   enfoque   neurofocal   en   nuestra   formación   profesional   como   especialistas   en   Medicina   Biológica   estimula   el   desarrollo de manejos interdisciplinarios por parte de los profesionales de la salud. Es    importante    que    en    su    primera    visita    pueda    aportarnos    una    panorámica    (radiografía    dental)    para    una    mejor    valoración    de    sus problemas de salud.   Realizamos test de alergia o intolerancia a materiales dentales por biorresonancia.     Click sobre las láminas para verlas ampliadas.     Para solicitar más información puede hacerlo por teléfono (952 80 53 68) o bien por e-mail.
Odontologia biologica neurofocal, Adler, suceso neural, terapia neural, campo de interferencia, Paracelso, Hunter, afecciones dentales, epilepsia, neuralgias, alteración sistema básico Pischinger, metales pesados boca, mercurio, aluminio, plomo, amalgama, Odontologia biologica neurofocal, Adler, suceso neural, terapia neural, campo de interferencia, Paracelso, Hunter, afecciones dentales, epilepsia, neuralgias, alteración sistema básico Pischinger, metales pesados boca, mercurio, aluminio, plomo, amalgama, Odontologia biologica neurofocal, Adler, suceso neural, terapia neural, campo de interferencia, Paracelso, Hunter, afecciones dentales, epilepsia, neuralgias, alteración sistema básico Pischinger, metales pesados boca, mercurio, aluminio, plomo, amalgama, Odontologia biologica neurofocal, Adler, suceso neural, terapia neural, campo de interferencia, Paracelso, Hunter, afecciones dentales, epilepsia, neuralgias, alteración sistema básico Pischinger, metales pesados boca, mercurio, aluminio, plomo, amalgama, Odontologia biologica neurofocal, Adler, suceso neural, terapia neural, campo de interferencia, Paracelso, Hunter, afecciones dentales, epilepsia, neuralgias, alteración sistema básico Pischinger, metales pesados boca, mercurio, aluminio, plomo, amalgama, medicina biologica, natural, alternativa, integrativa, complementaria, holistica, terapia neural, homeopatia, hidroterapia colon, ozonoterapia, carboxiterapia, mesoterapia, dietetica, nutricion, hidroterapia colon, terapia neural, homeopatia
© 2011 - Centro Medicina Natural y Antienvejecimiento - Terapia Neural, Homeopatía, Ozonoterapia, Carboxiterapia, Mesoterapia Avda. Juan Carlos I, nº 29, portal 5, 2ºB -- 29680, Estepona (Málaga)
© 2011 - Centro Medicina Natural y Antienvejecimiento Tel: 952 80 53 68      E-mail: info@medicinabiologica.es
Odontología Biológica Neurofocal
Un    arma    diagnóstica    y    terapéutica    fundamental    en    Medicina Biológica. Esta    es    una    invitación    a    tomar    una    posición    no    simplemente reflexiva   sobre   la   manera   de   ver   la   odontología,   con   el   fin   de   no limitarla   a   la   simple   acción   artesanal,   sino   buscar   con   esto   generar una   verdadera   visión   integral   en   la   que   se   tenga   como   punto   de partida   el   hecho   de   que   no   se   trabaja   en   una   unidad   aislada,   sino en   un   ser   biológico,   en   un   ser   con   emociones,   pensamientos   y sentimientos. La   Odontología   Neurofocal   surge   como   el   retorno   a   rescatar   la complejidad,   la   que   se   reconoce   por   la   necesidad   de   ligar   el   objeto a    su    entorno,    de    retornar    o    progresar    a    la    integralidad,    a    una desaparición    de    la    limitación,    un    trascender    los    limites,    una recuperación de la realidad esencial y total. Nace   el   concepto   de   Odontología   Neurofocal   como   la   expresión   de una     profesión     en     transformación,     en     constante     evolución, orientada   a   AUXILIAR   A   LOS   PROCESOS   NATURALES   DE   CURACION propios del individuo. No    se    presenta    como    una    manifestación    antagónica    de    los conceptos,   hipótesis   y   teorías   vigentes,   sino   por   el   contrario   como un   enfoque   complementario,   en   un   proceso   en   el   que   su   cauce normal,   lleve   a   que   ambos   puntos   de   vista   tengan   que   encontrarse y fundirse, dando origen a un nuevo orden emergente. El   concepto   de   Odontología   Neurofocal   nació   en   Alemania   en   el año   de   1958   y   fue   propuesto   por   el   medico   y   odontólogo   alemán Doctor     Ernest     Adler     ante     la     sociedad     Medica     Alemana     de Investigación     Focal     en     la     ciudad     de     Karlsruhe     (Alemania), queriendo    involucrar    dentro    del    termino    el    suceso    neural    y    el suceso focal. La     Odontología     Neurofocal     se     ha     considerado     como     una terapéutica   hija   de   la   Terapia   Neural   cuyo   principio   rector   es   el campo    de    interferencia    o    campo    de    irritación;    estos    pueden comportarse   como   el   punto   de   partida   o   factor   desencadenante de una enfermad. Esta   relación   se   manifiesta   en   un   doble   sentido,   ya   que   a   su   vez existen    muchas    enfermedades    sistémicas,    que    se    expresan    de diferentes   maneras   en   la   cavidad   oral.   Ya   Hipócrates   afirmaba   “que un   reumatismo   sin   esperanza   de   curación   puede   ser   eliminado   con la    extracción    dental    “.    Paracelso,    médico    y    alquimista    suizo    del renacimiento,   presentaba   su   concepción   acerca   de   la   sepsis   bucal   , o   de   los   focos   infecciosos   de   los   dientes,   los   cuales   afectaban   a todos    a    todo    el    organismo    .John    Hunter    en    Inglaterra    (1800) ,afirmaba     que     las     neuralgias     desaparecen     después     de     las extracciones    dentales.    BUTZER    (1850)    “Las    afecciones    dentales, podían     provocar     epilepsia,     neuralgias,     problemas     auditivos     y visuales   “.   DEL   BLANCO   (1900),   dermatólogo,   propone   que   todo hospital   dispusiera   de   un   dentista.   W.HUNTER   (1910)   describía   a   la Odontología    conservadora    de    la    época    como    conservadora    de focos    de    infecciones.    El    neumólogo    BARTH    (1920)    en    Ginebra, empleaba    el    término    de    “espina    irritativa    “y    lo    relacionaba    con abscesos    pulmonares    causados    por    focos    sépticos    en    la    boca. BILLINFS    (1921)    “describía    al    diente    despulpado    como    foco    de infección    y    lo    señalaba    como    responsable    de    enfermedades sistémicas   “ROSENOW   (1922)   EE.UU,   “las   bacterias   de   los   focos   de infección   llegan   a   la   circulación   a   través   de   una   bacteriemia,   se fijan   en   un   órgano   de   menor   resistencia   produciendo   patologías. OSWALD   y   COHEN   (1975),   colocan   bolitas   plásticas   radioactivas   del tamaño      de      microorganismos      y      pasado      un      tiempo      SON DETECTADAS     en     los     ganglios     linfáticos     del     mismo     lado,     en parótidas   y   submandibulares,   mas   tarde   en   hígado,   bazo   riñones. FEIGLIN    RADE    (1979),    colocan    en    incisivos    de    ratas    proteína radioactiva    C14    –    leucina.    Después    de    un    tiempo,    estas    se encontraron   en   hígado,   bazo,   pulmones   y   suprarrenales.   ADLER “enfermedades    en    el    terreno    del    trigémino“,    cientos    de    casos clínicos   antes   y   después   del   tratamiento   odontológico.   Dr.TURK   DE BAD      PYRMONT,      Alemania,      el      mayor      experto      mundial      en Odontología   neurofocal   .   Dr   RINHOLD   VOLL,   Alemania,   Esquema de las relaciones entre dientes, órganos y estructuras orgánicas.     Desgraciadamente   muchos   de   los   materiales   que   se   han   venido empleando   en   odontología,   tienen   la   capacidad   de   modificar   la actividad   biológica,   cuando   se   ponen   en   contacto   con   los   tejidos vivos,    así    se    hace    necesario    conocer    también    las    respuestas biológicas a estos materiales. Los    focos    pueden    desencadenar    cualquier    tipo    de    enfermedad crónica   y   además   pueden   actuar   como   coadyuvante   para   favorecer la   agravación   de   afecciones   que   apenas   empiezan   o   ya   existentes, bloqueando la posibilidad de curación. Se   denomina   campo   interferente   a   cualquier   elemento   que   altere el   flujo   normal   de   la   información   a   través   del   organismo.   Dentro   de este     concepto     se     consideran     todos     aquellos     materiales     no eliminable,   los   cuales   generan   una   alteración   del   sistema   básico   de Pischinger. Es   importante   anotar,   que   no   es   conveniente   realizar   tratamiento de   conductos   a   pacientes   inmunodeprimidos   o   en   pacientes   cuyo diente    a    tratar    guarde    una    estrecha    relación    con    el    órgano afectado. ¿LOS   METALES   EN   LA   BOCA   AFECTAN   A   LA   SALUD?.   La   respuesta sería:   depende,   y   a   veces.   Sabemos   que   la   mayoría   de   los   metales que    usamos    en    la    cavidad    oral    no    son    puros;    son    aleaciones diferentes   y   en   un   mismo   paciente   podemos   encontrar   toda   una variedad,   lo   cual   favorece   la   liberación   de   iones   y   la   corrosión, debido   a   la   diferencia   de   potencial   eléctrico   entre   ellos   mismos. Una   amalgama   es   una   aleación   de   mercurio   con   otro   metal.   Las empleadas   en   odontología   para   empastar   dientes   y   muelas   -y   que colorean   de   gris   metálico   nuestras   bocas-   se   elaboran   mezclando mercurio   líquido   (50%   del   volumen   total)   con   plata   (35%),   estaño (13%),    cobre    (2%)    y    una    pequeña    cantidad    de    zinc.    Con    esta fórmula   se   obtiene   un   material   -la   amalgama-   que   es   utilizado   para hacer   empastes   dentales   desde   principios   del   siglo   XIX.   Y   ya   desde entonces   algunos   miembros   de   la   comunidad   científica   plantearon dudas   sobre   su   inocuidad.   Sus   defensores   afirman   que   aunque   es conocida   la   alta   toxicidad   del   mercurio   no   existe   riesgo   para   la salud    de    quien    lleva    una    amalgama    porque    el    metal    queda bloqueado   indefinidamente   dentro   del   diente   reconstruido   en   el interior   de   la   propia   amalgama.   Sin   embargo,   estudios   llevados   a cabo   por   sus   detractores   demuestran   que   en   sólo   5   años   un   30% del    mercurio    se    ha    evaporado    de    la    amalgama    por    lo    que,    al menos,   cabe   la   duda   de   que   este   material   de   obturación   dental   sea tan   estable   como   algunos   defienden.   ¿Y   a   dónde   va   ese   volumen de    mercurio    "perdido"?    Pues    a    nuestro    organismo    ya    que    es reabsorbido   por   el   propio   cuerpo   y,   a   través   de   la   sangre   y   la   linfa, recorre     todo     el     organismo     almacenándose     en     los     tejidos     y provocando daños . Sabemos   que   existe   una   gran   controversia   en   cuanto   a   su   uso, pero   está   claro   que   el   mercurio   es   un   tóxico   celular   cuya   toxicidad se   debe   a   su   unión   a   los   grupos   sulfidrílicos   de   las   proteínas,   lo cual   hace   que   surjan   bloqueos   enzimáticos   vitales.   El   mercurio   se acumula   básicamente   en   el   hígado,   el   riñón,   el   bazo,   el   cerebro   y su   eliminación    es   muy   lenta.   La   vida   media   del   mercurio   en   el cerebro es de 18 años.       No   es   recomendable   para   algunos   pacientes   el   uso   de   metales   que atraviesen   la   línea   media   palatina,   ya   que   según   algunos   médicos expertos     en     Odontología     Neurofocal     esto     puede     provocar bloqueos    en    la    relación    ínter    hemisférica    cerebral    y    problemas depresivos,   dependiendo   de   muchos   factores   singulares   a   valorar. Tampoco   es   recomendable   el   uso   de   prótesis   totales   con   refuerzos metálicos. En   cuanto   a   la   ortodoncia,   lo   más   importante   no   es   tanto   el   uso   o no   de   brackets   metálicos,   aunque   se   forme   un   circuito   eléctrico.   Lo más   importante   es   tratar   de   eliminar   la   mayor   cantidad   de   otros metales   que   en   ese   momento   tenga   el   paciente,   para   evitar   mayor diferencia   de   potenciales   eléctricos   que   aumente   en   un   momento dado   la   sobrecarga   en   dicho   paciente   (electrolisis   por   diferencias de potencial). HAY   QUE   CONOCER   EL   TERRENO   de   predisposición   del   individuo   y las   relaciones   de   los   dientes   con   el   organismo,   así   tal   vez   sea   más fácil   decidir   quien   puede   o   no   recibir   el   tratamiento   o   que   manejo terapéutico se debe dar indispensablemente. La    odontología    neurofocal    no    está    en total      desacuerdo      con      el      uso      de implantes   de   titanio,   depende   a   quién se    le    coloque    y    en    qué    sitio.    (Ver gráfico) Cada   situación   es   singular   y   exige   un manejo con rigurosidad.   La    integración    del    enfoque    neurofocal    en    nuestra    formación profesional   como   especialistas   en   Medicina   Biológica   estimula   el desarrollo     de     manejos     interdisciplinarios     por     parte     de     los profesionales de la salud. Es    importante    que    en    su    primera    visita    pueda    aportarnos    una panorámica   (radiografía   dental)   para   una   mejor   valoración   de   sus problemas de salud.   Realizamos   test   de   alergia   o   intolerancia   a   materiales   dentales   por biorresonancia.     Click sobre las láminas para verlas ampliadas.     Para solicitar más información puede hacerlo por teléfono (952 80 53 68) o bien por e-mail.