medicina biologica, natural, alternativa, integrativa, complementaria, holistica, terapia neural, homeopatia, hidroterapia colon, ozonoterapia, carboxiterapia, mesoterapia, dietetica, nutricion, hidroterapia colon, terapia neural, homeopatia
Ventosas
La terapia de aplicación de ventosas tiene en China una larga historia que se remonta a más de 2000 años. Ya fue usada por los egipcios, los cuales dejaron constancia escrita de su uso e Hipócrates y Galeno fueron defensores de sus numerosos beneficios. En Europa y América los médicos empezaron a utilizarla a principios del siglo XIX. La medicina árabe las utiliza desde hace miles de años con registros de innumerables enfermedades tratadas. Incluso las utilizaban en determinados días del mes respetando los ciclos lunares para obtener mejores efectos terapéuticos. En lo referente a la Medicina Tradicional China, es un método terapéutico empleado con la finalidad de provocar determinados estímulos cutáneos y tisulares mediante la producción del vacío. Es una técnica muy útil en el tratamiento de problemas de los meridianos debido a un estancamiento de la sangre o del Qi. También es eficaz para expulsar los factores patógenos externos sobretodo el viento y el frío. Consiste en aplicar ventosas sobre determinados puntos acupunturales del cuerpo. APLICACIÓN DE VENTOSAS Es necesario quemar una bola de algodón previamente mojado con alcohol en el interior de la ventosa. La combustión del oxígeno crea un vacío de aire dentro de la ventosa que al colocarla sobre la piel hace que se pegue a ella, que la succione. Esta técnica además de ejercer el efecto de la succión es más efectiva porque el calor del fuego ayuda a que los poros de la piel se abran y así los factores patógenos se eliminen. Las ventosas se pueden aplicar de varias formas, pueden dejarse retenidas o fijas, pueden quitarse y ponerse rápidamente, pueden moverse una vez aplicadas, se pueden sacudir, girar... Una de las opciones consiste en colocar las ventosas y dejarlas inmóviles sobre la piel entre 10 y 15 minutos. Otra opción, consiste en hacer deslizar las ventosas por la espalda mientras se mantiene el efecto ventosa. Para ello, antes de colocarlas, se aplica aceite sobre la piel para lubricarla y facilitar los movimientos. Esta segunda opción es tan agradable como un masaje, aunque a veces llega a producir una ligera molestia. La aplicación de ventosas fijas habitualmente deja unas marcas circulares en la piel, son hematomas provocados por la succión. La sangre y las toxinas han aflorado a la piel. Estas marcas suelen desaparecer en una semana. Se usan para: Regular el sistema nervioso. Activación de la circulación. Aumentar las defensas. Efecto relajante muscular. Efecto analgésico. Estimular el metabolismo. Mejorar los tendones. Efecto revulsivo (inflamación externa para quitar un problema interno) Hiperemia local. Eliminación de factores patógenos externos, sobretodo frío y humedad. Sus indicaciones como se ven son muy amplias, en general, tanto las enfermedades de la medicina interna, como las del sistema nervioso o locomotor entre otras. Por ejemplo: resfriado, tos, asma, celulitis, dismenorrea, parálisis facial, entumecimiento de los miembros, etc. Podemos decir que siempre van bien cuando queremos eliminar toxinas de una zona concreta; derivar la sangre hacia otra zona; aportar sangre o nutrientes a otra zona, etc. Para solicitar más información puede hacerlo por teléfono (952 80 53 68) o bien por e-mail.
ventosas, acupuntura, metodo terapeutico, tratamiento, problemas crónicos articulares, musculares, circulatorios, artritis, dolores reumáticos, obesidad, estrés, ansiedad, medicina china, centro medicina natural y antienvejecimiento Estepona, alternativa,
medicina biologica, natural, alternativa, integrativa, complementaria, holistica, terapia neural, homeopatia, hidroterapia colon, ozonoterapia, carboxiterapia, mesoterapia, dietetica, nutricion, hidroterapia colon, terapia neural, homeopatia
© 2011 - Centro Medicina Natural y Antienvejecimiento - Terapia Neural, Homeopatía, Ozonoterapia, Carboxiterapia, Mesoterapia Avda. Juan Carlos I, nº 29, portal 5, 2ºB -- 29680, Estepona (Málaga)
© 2011 - Centro Medicina Natural y Antienvejecimiento Tel: 952 80 53 68 E-mail: info@medicinabiologica.es
Ventosas
La terapia de aplicación de ventosas tiene en China una larga historia que se remonta a más de 2000 años. Ya fue usada por los egipcios, los cuales dejaron constancia escrita de su uso e Hipócrates y Galeno fueron defensores de sus numerosos beneficios. En Europa y América los médicos empezaron a utilizarla a principios del siglo XIX. La medicina árabe las utiliza desde hace miles de años con registros de innumerables enfermedades tratadas. Incluso las utilizaban en determinados días del mes respetando los ciclos lunares para obtener mejores efectos terapéuticos. En lo referente a la Medicina Tradicional China, es un método terapéutico empleado con la finalidad de provocar determinados estímulos cutáneos y tisulares mediante la producción del vacío. Es una técnica muy útil en el tratamiento de problemas de los meridianos debido a un estancamiento de la sangre o del Qi. También es eficaz para expulsar los factores patógenos externos sobretodo el viento y el frío. Consiste en aplicar ventosas sobre determinados puntos acupunturales del cuerpo. APLICACIÓN DE VENTOSAS Es necesario quemar una bola de algodón previamente mojado con alcohol en el interior de la ventosa. La combustión del oxígeno crea un vacío de aire dentro de la ventosa que al colocarla sobre la piel hace que se pegue a ella, que la succione. Esta técnica además de ejercer el efecto de la succión es más efectiva porque el calor del fuego ayuda a que los poros de la piel se abran y así los factores patógenos se eliminen. Las ventosas se pueden aplicar de varias formas, pueden dejarse retenidas o fijas, pueden quitarse y ponerse rápidamente, pueden moverse una vez aplicadas, se pueden sacudir, girar... Una de las opciones consiste en colocar las ventosas y dejarlas inmóviles sobre la piel entre 10 y 15 minutos. Otra opción, consiste en hacer deslizar las ventosas por la espalda mientras se mantiene el efecto ventosa. Para ello, antes de colocarlas, se aplica aceite sobre la piel para lubricarla y facilitar los movimientos. Esta segunda opción es tan agradable como un masaje, aunque a veces llega a producir una ligera molestia. La aplicación de ventosas fijas habitualmente deja unas marcas circulares en la piel, son hematomas provocados por la succión. La sangre y las toxinas han aflorado a la piel. Estas marcas suelen desaparecer en una semana. Se usan para: Regular el sistema nervioso. Activación de la circulación. Aumentar las defensas. Efecto relajante muscular. Efecto analgésico. Estimular el metabolismo. Mejorar los tendones. Efecto revulsivo (inflamación externa para quitar un problema interno) Hiperemia local. Eliminación de factores patógenos externos, sobretodo frío y humedad. Sus indicaciones como se ven son muy amplias, en general, tanto las enfermedades de la medicina interna, como las del sistema nervioso o locomotor entre otras. Por ejemplo: resfriado, tos, asma, celulitis, dismenorrea, parálisis facial, entumecimiento de los miembros, etc. Podemos decir que siempre van bien cuando queremos eliminar toxinas de una zona concreta; derivar la sangre hacia otra zona; aportar sangre o nutrientes a otra zona, etc. Para solicitar más información puede hacerlo por teléfono (952 80 53 68) o bien por e-mail.