La prolactina es una hormona que se segrega por la parte anterior de la hipófisis (adeno-hipófisis) y que va a estimular la producción de leche de las glándulas mamarias y la síntesis de progesterona en el cuerpo lúteo. La prolactina aumentada o hiperprolactinemia es una de las causas principales de los trastornos ovulatorios y de infertilidad en las mujeres. Unos elevados niveles de prolactina a nivel sanguíneo podrían originar un bloqueo de secreción de hormona luteinizante (LH) y al no producirse el pico de LH no se produce la ovulación. Esos elevados niveles de prolactina van a interferir en el mecanismo de retroalimentación positiva del estradiol al nivel del hipotálamo, bloqueando los receptores de los estrógenos. En el ovario, un aumento de la prolactina puede provocar una disminución del número o de la afinidad de los receptores de LH en el cuerpo lúteo, lo cual se asocia a una disminución en la producción y secreción de progesterona y podría explicar el hallazgo clínico de mujeres infértiles con déficit de la fase luteal e hiperprolactinemia. Ese aumento de la prolactina puede ser la causa en una mujer saludable cuyo único síntoma es la infertilidad o antecedentes de abortos espontáneos repetidos antes de las 12 semanas, como consecuencia a una deficiencia lútea. Etiología (causas posibles que pueden provocar hiperprolactinemia) Los niveles de prolactina pueden incrementarse de manera transitoria o permanente por razones fisiológicas, tales como el insomnio, embarazo, lactancia, manipulación de la mama o el ejercicio excesivo. El aumento de prolactina también puede estar causado por factores externos, como el uso de psicofármacos, estrógenos u otros medicamentos. Es también común encontrar hiperprolactinemia debido a otras enfermedades del sistema endocrino. Entre ellas, el hipotiroidismo, el síndrome de los ovarios poliquísticos, la tiroiditis linfocítica, pacientes con tumor dermoide del ovario, esclerosis múltiple, lupus. Prolactinoma Los prolactinomas son tumores hipofisiarios cuya aparición va unida a un aumento de los niveles de prolactina (por encima de 100 ng/ml). Es por ello que, para la evaluación del origen de la hiperprolactinemia suele ser incluido el examen hipofisiario, con el fin de descartar o descubrir la existencia de este tipo de tumor en la paciente. Síntomas Trastornos menstruales: Amenorrea, Hiperpolimenorrea o metrorragias Ciclos anovulatorios. Galactorrea: es una secreción de leche del pecho no asociada con el período de lactancia. Ocurre principalmente en mujeres pero también puede ocurrir en hombres con menor frecuencia. La secreción de leche blanquecina puede provenir de uno o ambos pechos presentándose salidas de líquido con o sin estimulación. Cefaleas: dolores de cabeza como penetrantes, de tipo frontal y localizados debajo de los ojos. Dispareunia (o coitalgia es la relación sexual dolorosa), disminución de la líbido o frigidez . Hirsutismo: crecimiento excesivo de vello terminal en mujeres siguiendo un patrón masculino de distribución, en zonas andrógeno-dependientes: patillas, barbilla, cuello, areolas mamarias, tórax, en área inmediatamente superior o inferior al ombligo, así como en muslos, espalda. Este síntoma aparece cuando la hiperprolactinemia va asociada al síndrome de los ovarios poliquísticos. Diagnóstico Si una mujer presenta los síntomas antes descritos de hirsutismo, disminución de la libido o infertilidad, deben determinarse los niveles de prolactina realizando un análisis de sangre, entre el tercer y quinto día del ciclo menstrual. Si en la primera determinación se obtienen cifras elevadas debe repetirse y si se confirma nuevamente, se establece el diagnóstico de hiperprolactinemia. Se debe de proceder entonces a elaborar un historial clínico completo, incluyendo las preguntas médicas de rigor, un examen físico detallado y una analítica hormonal completa. De esta manera se podrá descubrir la causa que provoca la hiperprolactinemia. Lo primero que se debe descartar antes de comenzar cualquier tratamiento es el embarazo. El uso de estrógenos, anticonceptivos orales y drogas que aumentan la secreción de prolactina pueden alterar los resultados de dichos análisis, es por ello que debe comunicarse su uso al médico que realice el diagnóstico. Tratamiento de la hiperprolactinemia La hiperprolactinemia se puede tratar de muchas maneras. El tratamiento a elegir dependerá de la causa que la provoca y del fin que se quiere alcanzar. Por ejemplo, si los niveles altos de prolactina están causados por hipotiroidismo, el tratamiento de este con hormonas tiroideas podría corregir la hiperprolactinemia aunque muchas veces no suele funcionar debido a la composición química de la sustancia utilizada por lo que le aconsejamos consultar a nuestro especialista. El tratamiento del aumento de la prolactina con fitoterapia (plantas medicinales) , medicamentos ortomoleculares, homotoxicología , terapia neural , etc. está muy extendido en Europa central. No obstante, es importante discutir el uso de estos tratamientos con un médico naturista especializado en este tipo de patologías puesto que algunos de ellos pudieran entrar en conflicto con otros posibles tratamientos que ya se estén aplicando.
tratamiento hiperprolactinemia, prolactina aumentada, alta, trastornos ovulatorios, menstruales, infertilidad, galactorrea, hirsutismo, crecimiento excesivo vello, centro medicina natural y antienvejecimiento Estepona, alternativa, biologica, complementar HIPERPROLACTINEMIA 952 80 53 68 Avda. Juan Carlos I, nº 29, portal 5, 2º A-B, 29680, Estepona (Málaga)  info@medicinabiologica.es
Centro médico autorizado por la Delegación de Sanidad N.I.C.A.: 33017
José Infantes Pérez - Doctoralia.es
© 2010 - Centro Medicina Natural y Antienvejecimiento
Lo que dicen nuestros pacientes
952 80 53 68
info@medicinabiologica.es
Avda. Juan Carlos I, nº 29, portal 5, 2º A-B, 29680, Estepona (Málaga)
ESTAMOS EN:
CITA PREVIA - INFORMACIÓN
Pide Cita
Hiperprolactinemia
La prolactina es una hormona que se segrega por la parte anterior de la hipófisis (adeno-hipófisis) y que va a estimular la producción de leche de las glándulas mamarias y la síntesis de progesterona en el cuerpo lúteo. La prolactina aumentada o hiperprolactinemia es una de las causas principales de los trastornos ovulatorios y de infertilidad en las mujeres. Unos elevados niveles de prolactina a nivel sanguíneo podrían originar un bloqueo de secreción de hormona luteinizante (LH) y al no producirse el pico de LH no se produce la ovulación. Esos elevados niveles de prolactina van a interferir en el mecanismo de retroalimentación positiva del estradiol al nivel del hipotálamo, bloqueando los receptores de los estrógenos. En el ovario, un aumento de la prolactina puede provocar una disminución del número o de la afinidad de los receptores de LH en el cuerpo lúteo, lo cual se asocia a una disminución en la producción y secreción de progesterona y podría explicar el hallazgo clínico de mujeres infértiles con déficit de la fase luteal e hiperprolactinemia. Ese aumento de la prolactina puede ser la causa en una mujer saludable cuyo único síntoma es la infertilidad o antecedentes de abortos espontáneos repetidos antes de las 12 semanas, como consecuencia a una deficiencia lútea. Etiología (causas posibles que pueden provocar hiperprolactinemia) Los niveles de prolactina pueden incrementarse de manera transitoria o permanente por razones fisiológicas, tales como el insomnio, embarazo, lactancia, manipulación de la mama o el ejercicio excesivo. El aumento de prolactina también puede estar causado por factores externos, como el uso de psicofármacos, estrógenos u otros medicamentos. Es también común encontrar hiperprolactinemia debido a otras enfermedades del sistema endocrino. Entre ellas, el hipotiroidismo, el síndrome de los ovarios poliquísticos, la tiroiditis linfocítica, pacientes con tumor dermoide del ovario, esclerosis múltiple, lupus. Prolactinoma Los prolactinomas son tumores hipofisiarios cuya aparición va unida a un aumento de los niveles de prolactina (por encima de 100 ng/ml). Es por ello que, para la evaluación del origen de la hiperprolactinemia suele ser incluido el examen hipofisiario, con el fin de descartar o descubrir la existencia de este tipo de tumor en la paciente. Síntomas Trastornos menstruales: Amenorrea, Hiperpolimenorrea o metrorragias Ciclos anovulatorios. Galactorrea: es una secreción de leche del pecho no asociada con el periodo de lactancia. Ocurre principalmente en mujeres pero también puede ocurrir en hombres con menor frecuencia. La secreción de leche blanquecina puede provenir de uno o ambos pechos presentándose salidas de líquido con o sin estimulación. Cefaleas: dolores de cabeza como penetrantes, de tipo frontal y localizados debajo de los ojos. Dispareunia (o coitalgia es la relación sexual dolorosa), disminución de la líbido o frigidez . Hirsutismo: crecimiento excesivo de vello terminal en mujeres siguiendo un patrón masculino de distribución, en zonas andrógeno-dependientes: patillas, barbilla, cuello, areolas mamarias, tórax, en área inmediatamente superior o inferior al ombligo, así como en muslos, espalda. Este síntoma aparece cuando la hiperprolactinemia va asociada al síndrome de los ovarios poliquísticos. Diagnóstico Si una mujer presenta los síntomas antes descritos de hirsutismo, disminución de la libido o infertilidad, deben determinarse los niveles de prolactina realizando un análisis de sangre, entre el tercer y quinto día del ciclo menstrual. Si en la primera determinación se obtienen cifras elevadas debe repetirse y si se confirma nuevamente, se establece el diagnóstico de hiperprolactinemia. Se debe de proceder entonces a elaborar un historial clínico completo, incluyendo las preguntas médicas de rigor, un examen físico detallado y una analítica hormonal completa. De esta manera se podrá descubrir la causa que provoca la hiperprolactinemia. Lo primero que se debe descartar antes de comenzar cualquier tratamiento es el embarazo. El uso de estrógenos, anticonceptivos orales y drogas que aumentan la secreción de prolactina pueden alterar los resultados de dichos análisis, es por ello que debe comunicarse su uso al médico que realice el diagnóstico. Tratamiento de la hiperprolactinemia La hiperprolactinemia se puede tratar de muchas maneras. El tratamiento a elegir dependerá de la causa que la provoca y del fin que se quiere alcanzar. Por ejemplo, si los niveles altos de prolactina están causados por hipotiroidismo, el tratamiento de este con hormonas tiroideas podría corregir la hiperprolactinemia aunque muchas veces no suele funcionar debido a la composición química de la sustancia utilizada por lo que le aconsejamos consultar a nuestro especialista. El tratamiento del aumento de la prolactina con fitoterapia (plantas          medicinales) , medicamentos ortomoleculares, homotoxicología , terapia    neural , etc. está muy extendido en Europa central. No obstante, es importante discutir el uso estos tratamientos con un médico naturista especializado en este tipo de patologías puesto que algunos de ellos pudieran entrar en conflicto con otros posibles tratamientos que ya se estén aplicando.
952 80 53 68
info@medicinabiologica.es
Avda. Juan Carlos I, nº 29, portal 5, 2º A-B, 29680, Estepona (Málaga)
ESTAMOS EN:
CITA PREVIA - INFORMACIÓN
© 2010 - Centro Medicina Natural y Antienvejecimiento