medicina biologica, natural, alternativa, integrativa, complementaria, holistica, terapia neural, homeopatia, hidroterapia colon, ozonoterapia, carboxiterapia, mesoterapia, dietetica, nutricion, hidroterapia colon, terapia neural, homeopatia medicina biologica, natural, alternativa, integrativa, complementaria, holistica, terapia neural, homeopatia, hidroterapia colon, ozonoterapia, carboxiterapia, mesoterapia, dietetica, nutricion, hidroterapia colon, terapia neural, homeopatia Prevención y Limpieza del Intestino Grueso
El   intestino   grueso,   es   el   órgano   que   se   encarga   de   almacenar   los   residuos   (quimo),   procedentes   de   la   digestión   y   absorción   de   los alimentos   que   tiene   lugar   en   el   aparato   digestivo   superior   para   posteriormente   concentrarlos   y   evacuarlos   a   través   del   recto   y   ano.   Va   a constar   de   varias   secciones   como   son   el   ciego,   colon   ascendente,   colon   transverso,   colon   descendente   y   recto.   Entre   sus   funciones destacaremos   la   absorción   de   agua,   absorción   de   minerales   y   vitaminas   B   y   K   formadas   por   acción   de   la   flora   bacteriana   intestinal, procesos   inmunológicos   y   actuar   como   vía   de   eliminación   de   residuos   procedentes   tanto   de   la   alimentación   como   de   ciertas   sustancias eliminadas   por   el   hígado   al   duodeno   y   originadas   por   los   distintos   procesos   metabólicos   que   se   llevan   a   cabo   en   nuestro   organismo. El   número   de   procesos   patológicos   relacionados   con   el   intestino   grueso   ha   aumentado   en   los   países   desarrollados   de   manera   muy importante   en   los   últimos   años.   Dentro   de   esas   patologías   podemos   destacar   el   colon   irritable,   la   enfermedad   de   Crohn,   la   colitis   ulcerosa, el   cáncer   de   colon,   etc.   Uno   de   los   más   importantes   motivos   del   desarrollo   de   esos   procesos   patológicos   en   ese   órgano   se   debe   a   una importante reducción en la ingesta de fibra de nuestra dieta y a nuestros estilos de vida que cada vez son más sedentarios. Uno   de   los   principales   problemas   de   salud   a   nivel   digestivo,   es   el   estreñimiento   que   conduce   a   una   auténtica   autointoxicación,   es   decir, nosotros   mismos   nos   intoxicamos   y   llenamos   nuestro   intestino   de   toxinas   que   luego   pasarán   a   sangre   y   que   podrán   provocar   numerosos síntomas    y    enfermedades,    pues    la    falta    de    atención    y    cuidado    del    colon,    conduce    a    un    deterioro    de    la    salud    en    general. Por   suerte   hay   un   mayor   conocimiento   tanto   de   los   profesionales   sanitarios   como   de   la      población   en   general   de   lo   importante   que   es   una adecuada   nutrición   en   la   prevención   y   el   tratamiento   de   las   diversas   patologías   del   intestino   grueso   que   hemos   enumerado   anteriormente y   se   aconseja   suministrar   fibra   a   modo   de   suplementos   alimentarios   si   no   la   aportamos   adecuadamente   y   recomendar   la   realización   de limpiezas del intestino grueso mediante la aplicación de hidroterapia de colon . Hay   numerosas   dolencias   que   pueden   ser   manifestaciones   de   una   intoxicación   orgánica   ya   sea   por   mala   digestión   o   bien   por   una disfunción    en    el    trabajo    que    debe    realizar    nuestro    intestino.    Por    ello    aparecen    una    amplia    variedad    de    síntomas    y    enfermedades originadas    por    trastorno    intestinal    como    son    el    cansancio,    problemas    dérmicos,    cefaleas,    dolores    en    las    articulaciones,    trastornos menstruales, ganancia de peso, etc. En    condiciones    normales    deberíamos    ir    al    servicio    tantas    veces    como    comidas    tomemos    por    lo    que    el    número    de    evacuaciones intestinales   debería   oscilar   de   2   a   3   al   día,   con   un   determinado   color   y   consistencia,   que   no   sean   malolientes   y   no   se   eliminen   con   dolor. Cualquier   animal   con   una   alimentación   normal   mantiene   ese   número   de   defecaciones   al   día,   ocurriendo   lo   mismo   con   los   niños   que   son alimentados    con    lactancia    materna.    Cuando    somos    adultos    disminuimos    la    frecuencia,    ya    sea    por    motivos    escolares    o    laborales produciéndose   una   constante   represión   del   deseo   de   defecar   por   lo   que   nuestros   intestinos   se   vuelven   cada   vez   más   perezosos.   Si   esa situación   va   acompañada   como   comentamos   antes   de   una   reducción   en   la   ingesta   de   fibra   ya   sea   porque   no   nos   apetece   tomarla   o   por   el consumo de alimentos pobres en la misma vamos a tener como consecuencia final la aparición del estreñimiento. La   industria   alimentaria   nos   ofrece,   por   un   lado,   alimentos   refinados   donde   se   les   ha   retirado   la   fibra   que   llevan   como   ocurre   con   el   arroz, harina,   pasta,   azúcar,   etc.   por   un   aspecto   estético   de   mayor   pureza.   Y   de   otro   lado   nos   venden   otros   alimentos   que   han   sido   enriquecidos con   fibra,   todo   esto   es   un   disparate,   debemos   consumir   el   alimentos   tal   cual   es   producido   por   la   naturaleza,   tomemos   pues   alimentos integrales y sin modificación genética de los mismos. Los   residuos   intestinales   que   obstruyen   el   intestino   van   a   acabar   por   irritar   e   inflamar   las   paredes   del   mismo   por   lo   que   se   reducirá   el diámetro interno del mismo aumentando más el estreñimiento ya que se dificulta su tránsito por él. Otra   parte   de   residuos   intestinales   pueden   pegarse   a   la   mucosa   intestinal   dando   lugar   a   unas   láminas   que   cubren   la   zona   interna intestinal   por   lo   que   se   va   a   obstaculizar   la   absorción   produciéndose   un   trastorno   a   nivel   de   la   flora   intestinal   con   las   consecuencias   que ello va a conllevar según los numerosos estudios que van apareciendo en la actualidad. Debido   al   efecto   de   llenado   intestinal   que   conlleva   esa   retención   de   heces   a   nivel   intestinal   se   producen   síntomas   de   pesadez,   hinchazón, prolapso   rectal,   hemorroides,   varices,   divertículos,   etc.   Debido   al   tiempo   que   esas   heces   están   a   nivel   intestinal   se   van   a   producir fenómenos   de   fermentación   y   putrefacción,   con   la   aparición   de   gases   y   de   residuos   tóxicos.   Esos   restos   irritarán   las   paredes   intestinales produciéndose   una   permeabilidad   intestinal   que   facilitará   su   absorción   pasando   al   torrente   sanguíneo.   Se   van   a   generar   de   este   modo unos   cuadros   de   autointoxicación   y   una   alteración   de   la   flora   bacteriana   intestinal   ya   que   se   desarrollarán   otros   gérmenes   patógenos como   la   cándida   albicans   generándose   candidiasis.   Lo   que   inicialmente   es   un   problema   local   se   transforma   en   uno   general   y   esos   hongos colonizarán   otras   zonas   como   la   vagina   dándose   una   candidiasis   vaginal   la   cual   produce   muchos   problemas   cuando   se   cronifica,      por   lo que   deberemos   de   aplicar   técnicas   como   la   hidroterapia   de   colon ,   ozonoterapia ,   fitoterapia,    homeopatía,    dieta   especial ,   etc.   para poder eliminarla. Si   no   eliminamos   vía   intestinal   los   residuos   que   se   generan   se   va   a   alterar   el   normal   funcionamiento   de   los   otros   órganos   encargados   de   la eliminación   y   filtración.   Uno   de   ellos   es   el   hígado,   el   cual   actúa   como   filtro   de   la   sangre   procedente   de   la   zona   intestinal   evitando   que   las sustancias   tóxicas   pasen   al   torrente   sanguíneo   gracias   a   su   acción   desintoxicante.   Por   este   motivo   debemos   de   realizar   con   cierta periodicidad   una   conveniente   higiene   de   nuestros   intestinos   igual   que   nos   aseamos   a   diario   para   así   prevenir   el   desarrollo   de   múltiples procesos patológicos como algunos de los vistos. Son   numerosas   las   personas   que   toman   laxantes   químicos   para   ir   a   diario   al   servicio   pero   esos   solamente   se   deberían   ingerir   en   casos   de estreñimiento   ocasional   y   no   en   situaciones   de   estreñimiento   crónico   que   es   lo   habitual   en   la   mayoría   de   pacientes.   Esos   laxantes   les   van   a perjudicar   aún   más   el   intestino   ya   que   lo   irrita   y   ello   produce   más   inflamación   produciéndose   un   círculo   vicioso.   Deberíamos   en   todo   caso consumir   suplementos   que   aporten   no   sólo   fibras   sino   también   probióticos   (buena   flora   intestinal)   y   prebióticos   (sustancias   no   digestibles que   afectan   beneficiosamente   al   organismo   mediante   la   estimulación   del   crecimiento   y   actividad   de   una   o   varias   cepas   bacterianas   en   el intestino)   para   así   ayudar   a   la   limpieza   intestinal,   respetar   la   integridad   de   la   mucosa   intestinal   y   ayudando   al   crecimiento   de   una adecuada flora intestinal. Nosotros   solemos   recomendar   previa   a   la   hidroterapia   de   colon    realizar   un   ayuno   para   así   ayudar   a   que   disminuyan   los   procesos inflamatorios   intestinales.   Durante   el   ayuno   ya   podemos   realizar   una   colonterapia    y   tomar   suplementos   que   contengan   pre   y   probióticos. A   la   vez   que   se   realiza   este   ayuno   se   puede   realizar   una   limpieza   del   colon.   Estas   limpiezas,   deben   acompañarse   de   la   toma   de   preparados que   aporten   prebióticos   y   probióticos.   La   hidrocolonterapia    aplicada   bajo   control   de   un   médico   no   provoca   daño   a   nivel   de   la   mucosa colónica y le ayudaría en los más diversos problemas como son: Estreñimiento,   diarreas,   flatulencias,   colon   irritable,   colitis,   colon   espástico,   colon   atónico,   diverticulitis,   parasitosis,   micosis   intestinal, Morbus    Crohn,    celulitis,    varices,    acné,    eczemas,    psoriasis,    dismenorreas,    depresión,    estrés,    migrañas,    artritis,    lumbalgias,    obesidad, intoxicación crónica intestinal por bacterias, virus, hongos, metales pesados, alimentación, etc.
Prevención y limpieza del intestino grueso, Hidroterapia Colon, Colonterapia, Hidrocolonterapia, terapia irrigacion colonica, lavado colon intestinal, limpieza intestinos, centro medicina natural y antienvejecimiento Estepona, alternativa, biologica, comp
© 2011 - Centro Medicina Natural y Antienvejecimiento - Terapia Neural, Homeopatía, Ozonoterapia, Carboxiterapia, Mesoterapia Avda. Juan Carlos I, nº 29, portal 5, 2ºB -- 29680, Estepona (Málaga)
© 2011 - Centro Medicina Natural y Antienvejecimiento Tel: 952 80 53 68      E-mail: info@medicinabiologica.es
Prevención y Limpieza  del Intestino Grueso
El   intestino   grueso,   es   el   órgano   que   se   encarga   de   almacenar   los residuos   (quimo),   procedentes   de   la   digestión   y   absorción   de   los alimentos   que   tiene   lugar   en   el   aparato   digestivo   superior   para posteriormente   concentrarlos   y   evacuarlos   a   través   del   recto   y   ano. Va    a    constar    de    varias    secciones    como    son    el    ciego,    colon ascendente,   colon   transverso,   colon   descendente   y   recto.   Entre   sus funciones     destacaremos     la     absorción     de     agua,     absorción     de minerales    y    vitaminas    B    y    K    formadas    por    acción    de    la    flora bacteriana   intestinal,   procesos   inmunológicos   y   actuar   como   vía   de eliminación    de    residuos    procedentes    tanto    de    la    alimentación como   de   ciertas   sustancias   eliminadas   por   el   hígado   al   duodeno   y originadas   por   los   distintos   procesos   metabólicos   que   se   llevan   a cabo en nuestro organismo. El   número   de   procesos   patológicos   relacionados   con   el   intestino grueso   ha   aumentado   en   los   países   desarrollados   de   manera   muy importante     en     los     últimos     años.     Dentro     de     esas     patologías podemos   destacar   el   colon   irritable,   la   enfermedad   de   Crohn,   la colitis   ulcerosa,   el   cáncer   de   colon,   etc.   Uno   de   los   más   importantes motivos   del   desarrollo   de   esos   procesos   patológicos   en   ese   órgano se    debe    a    una    importante    reducción    en    la    ingesta    de    fibra    de nuestra   dieta   y   a   nuestros   estilos   de   vida   que   cada   vez   son   más sedentarios. Uno   de   los   principales   problemas   de   salud   a   nivel   digestivo,   es   el estreñimiento   que   conduce   a   una   auténtica   autointoxicación,   es decir,    nosotros    mismos    nos    intoxicamos    y    llenamos    nuestro intestino    de    toxinas    que    luego    pasarán    a    sangre    y    que    podrán provocar   numerosos   síntomas   y   enfermedades,   pues   la   falta   de atención   y   cuidado   del   colon,   conduce   a   un   deterioro   de   la   salud   en general. Por   suerte   hay   un   mayor   conocimiento   tanto   de   los   profesionales sanitarios   como   de   la      población   en   general   de   lo   importante   que es   una   adecuada   nutrición   en   la   prevención   y   el   tratamiento   de   las diversas   patologías   del   intestino   grueso   que   hemos   enumerado anteriormente     y     se     aconseja     suministrar     fibra     a     modo     de suplementos   alimentarios   si   no   la   aportamos   adecuadamente   y recomendar     la     realización     de     limpiezas     del     intestino     grueso mediante la aplicación de hidroterapia de colon . Hay   numerosas   dolencias   que   pueden   ser   manifestaciones   de   una intoxicación   orgánica   ya   sea   por   mala   digestión   o   bien   por   una disfunción   en   el   trabajo   que   debe   realizar   nuestro   intestino.   Por ello   aparecen   una   amplia   variedad   de   síntomas   y   enfermedades originadas     por     trastorno     intestinal     como     son     el     cansancio, problemas     dérmicos,     cefaleas,     dolores     en     las     articulaciones, trastornos menstruales, ganancia de peso, etc. En    condiciones    normales    deberíamos    ir    al    servicio    tantas    veces como   comidas   tomemos   por   lo   que   el   número   de   evacuaciones intestinales   debería   oscilar   de   2   a   3   al   día,   con   un   determinado color   y   consistencia,   que   no   sean   malolientes   y   no   se   eliminen   con dolor.   Cualquier   animal   con   una   alimentación   normal   mantiene   ese número   de   defecaciones   al   día,   ocurriendo   lo   mismo   con   los   niños que    son    alimentados    con    lactancia    materna.    Cuando    somos adultos   disminuimos   la   frecuencia,   ya   sea   por   motivos   escolares   o laborales    produciéndose    una    constante    represión    del    deseo    de defecar   por   lo   que   nuestros   intestinos   se   vuelven   cada   vez   más perezosos.    Si    esa    situación    va    acompañada    como    comentamos antes   de   una   reducción   en   la   ingesta   de   fibra   ya   sea   porque   no   nos apetece    tomarla    o    por    el    consumo    de    alimentos    pobres    en    la misma    vamos    a    tener    como    consecuencia    final    la    aparición    del estreñimiento. La     industria     alimentaria     nos     ofrece,     por     un     lado,     alimentos refinados   donde   se   les   ha   retirado   la   fibra   que   llevan   como   ocurre con   el   arroz,   harina,   pasta,   azúcar,   etc.   por   un   aspecto   estético   de mayor   pureza.   Y   de   otro   lado   nos   venden   otros   alimentos   que   han sido   enriquecidos   con   fibra,   todo   esto   es   un   disparate,   debemos consumir    el    alimentos    tal    cual    es    producido    por    la    naturaleza, tomemos   pues   alimentos   integrales   y   sin   modificación   genética   de los mismos. Los   residuos   intestinales   que   obstruyen   el   intestino   van   a   acabar por   irritar   e   inflamar   las   paredes   del   mismo   por   lo   que   se   reducirá el   diámetro   interno   del   mismo   aumentando   más   el   estreñimiento ya que se dificulta su tránsito por él. Otra   parte   de   residuos   intestinales   pueden   pegarse   a   la   mucosa intestinal   dando   lugar   a   unas   láminas   que   cubren   la   zona   interna intestinal     por     lo     que     se     va     a     obstaculizar     la     absorción produciéndose   un   trastorno   a   nivel   de   la   flora   intestinal   con   las consecuencias    que    ello    va    a    conllevar    según    los    numerosos estudios que van apareciendo en la actualidad. Debido   al   efecto   de   llenado   intestinal   que   conlleva   esa   retención   de heces     a     nivel     intestinal     se     producen     síntomas     de     pesadez, hinchazón,   prolapso   rectal,   hemorroides,   varices,   divertículos,   etc. Debido   al   tiempo   que   esas   heces   están   a   nivel   intestinal   se   van   a producir     fenómenos     de     fermentación     y     putrefacción,     con     la aparición   de   gases   y   de   residuos   tóxicos.   Esos   restos   irritarán   las paredes   intestinales   produciéndose   una   permeabilidad   intestinal que   facilitará   su   absorción   pasando   al   torrente   sanguíneo.   Se   van   a generar    de    este    modo    unos    cuadros    de    autointoxicación    y    una alteración   de   la   flora   bacteriana   intestinal   ya   que   se   desarrollarán otros   gérmenes   patógenos   como   la   cándida   albicans   generándose candidiasis.     Lo     que     inicialmente     es     un     problema     local     se transforma   en   uno   general   y   esos   hongos   colonizarán   otras   zonas como   la   vagina   dándose   una   candidiasis   vaginal   la   cual   produce muchos   problemas   cuando   se   cronifica,      por   lo   que   deberemos   de aplicar    técnicas    como    la    hidroterapia    de    colon ,    ozonoterapia , fitoterapia,      homeopatía,      dieta     especial ,     etc.     para     poder eliminarla. Si   no   eliminamos   vía   intestinal   los   residuos   que   se   generan   se   va   a alterar   el   normal   funcionamiento   de   los   otros   órganos   encargados de   la   eliminación   y   filtración.   Uno   de   ellos   es   el   hígado,   el   cual   actúa como   filtro   de   la   sangre   procedente   de   la   zona   intestinal   evitando que   las   sustancias   tóxicas   pasen   al   torrente   sanguíneo   gracias   a   su acción   desintoxicante.   Por   este   motivo   debemos   de   realizar   con cierta   periodicidad   una   conveniente   higiene   de   nuestros   intestinos igual   que   nos   aseamos   a   diario   para   así   prevenir   el   desarrollo   de múltiples procesos patológicos como algunos de los vistos. Son   numerosas   las   personas   que   toman   laxantes   químicos   para   ir a    diario    al    servicio    pero    esos    solamente    se    deberían    ingerir    en casos     de     estreñimiento     ocasional     y     no     en     situaciones     de estreñimiento     crónico     que     es     lo     habitual     en     la     mayoría     de pacientes.   Esos   laxantes   les   van   a   perjudicar   aún   más   el   intestino ya   que   lo   irrita   y   ello   produce   más   inflamación   produciéndose   un círculo   vicioso.   Deberíamos   en   todo   caso   consumir   suplementos que   aporten   no   sólo   fibras   sino   también   probióticos   (buena   flora intestinal)    y    prebióticos    (sustancias    no    digestibles    que    afectan beneficiosamente     al     organismo     mediante     la     estimulación     del crecimiento   y   actividad   de   una   o   varias   cepas   bacterianas   en   el intestino)    para    así    ayudar    a    la    limpieza    intestinal,    respetar    la integridad   de   la   mucosa   intestinal   y   ayudando   al   crecimiento   de una adecuada flora intestinal. Nosotros   solemos   recomendar   previa   a   la   hidroterapia   de   colon   realizar   un   ayuno   para   así   ayudar   a   que   disminuyan   los   procesos inflamatorios   intestinales.   Durante   el   ayuno   ya   podemos   realizar una    colonterapia     y    tomar    suplementos    que    contengan    pre    y probióticos. A   la   vez   que   se   realiza   este   ayuno   se   puede   realizar   una   limpieza del    colon.    Estas    limpiezas,    deben    acompañarse    de    la    toma    de preparados       que       aporten       prebióticos       y       probióticos.       La hidrocolonterapia    aplicada   bajo   control   de   un   médico   no   provoca daño    a    nivel    de    la    mucosa    colónica    y    le    ayudaría    en    los    más diversos problemas como son: Estreñimiento,    diarreas,    flatulencias,    colon    irritable,    colitis,    colon espástico,      colon      atónico,      diverticulitis,      parasitosis,      micosis intestinal,   Morbus   Crohn,   celulitis,   varices,   acné,   eczemas,   psoriasis, dismenorreas,    depresión,    estrés,    migrañas,    artritis,    lumbalgias, obesidad,     intoxicación     crónica     intestinal     por     bacterias,     virus, hongos, metales pesados, alimentación, etc.